Pensamientos de ducha

  1. Quedarse pensativo es también una especie de pensamiento de ducha, de esos que se encadenan sin sentido como en una conversación larga y superficial. Se pierde la mirada y uno se desprende de este mundo para fantasear con cosas que no van a pasar nunca y con recuerdos que se van deshaciendo como el jabón en barra. Lo bueno es que al menos se relajan los ojos.
    Sigue leyendo

Rosa marcha por todas

rosa

Rosa, marcha desde hace un año.

Está sentada en la escalinata de la plaza Colón. Un punto de encuentro de los tantos que se organizaron en la tarde previa a las marchas de “Ni una menos”.

Tiene sus labios pintados de naranja y unos aros de perla que iluminan su cara. Me abraza como si me conociera desde siempre. Es un diálogo interrumpido, cada uno que va llegando la saluda  afectuosamente, con abrazo, beso, y le preguntan cómo está, si tiene frío. Todos la cuidan, pero en realidad, ella cuida a todos.

Su imagen de hace un año nada tiene que ver con la señora coqueta que tengo a mi lado. Salió por todos los canales de televisión con un ojo hinchado, y los pómulos morados. No era la misma.

Tiene 74 años, y estuvo casada 40. Es pintora. Hace 4 años se acercó por primera vez a un grupo de adultos mayores. -La pasaba muy bien allí- cuenta alegre -Bailábamos, tomábamos mate y entre charlas y encuentros conocí a Juan. Sigue leyendo

Lo que queda del dia: coraza

La coraza resonó nuevamente. Lo que quedó del dia fue la sonrisa del nuevo colega de oficina, que suena y resuena. Merodea sutilmente. Es una sutileza que le agrada al cuerpo de Sabrina. Y a cada gesto, vuelve la vista a su pantalla. Amable y espontáneo. De esas empatías que fluyen y que hace tiempo no le sucedían. El tarot le había vaticinado: “alguien del trabajo, cigueña, eliminar prejuicios”. Bien, la cigueña son sus dos hijos. El prejuicio: ese. Y la devastadora imagen de cuando se quedó atrás de una puerta, escoba en mano, frente a una ratita que se metió en la cocina. Coraza. Dentro de ella, evitará vivencias y posibles sufrimientos, pero en el mientras tanto, las oportunidades pasan.

Sole Dominguez

Oscuridad

Videoclip “Chica que dice que No”  Música: Fisión  Realización: Flor Giardino

 

Intentaba apurarme para guardar todo en la bolsa. La cajera era mi cómplice en silencio. Cuando ese tipo me miró, preguntó mi nombre y me extendió una tarjeta ofreciendo masajes descontracturantes, ella hizo un gesto de sorpresa y comenzó a ayudarme para que pudiese irme rápido. De reojo pude ver su invitación, era la imagen de una mujer semidesnuda, boca abajo.

-No gracias- balbuceé, mientras pagaba.

Siguió hablándome, quería saber sobre mí, y si estaba enojada.

-Desubicado- dije, y salí del supermercado.

Al marcharme, agregó que lo había enviado su amigo que aguardaba afuera. En la vereda había gente pero no pude distinguir las caras, la oscuridad tapaba mis ojos. Tal vez vendría detrás de mí. Sigue leyendo

Tiempo

Foto: Tui Guedes

Su rostro, la vieja navaja.
el porvenir ya es éste
estático, presente
lo que habría sido si…si

Sigue leyendo

Necesitamos un jugador más

1986 era una época muy agitada. Se jugaba el mundial de fútbol y la selección de Colombia se mantenía fiel a una tradición llevada con disciplina durante 24 años: evitar clasificar. Los jóvenes comenzaban a escuchar el metal meloso de Poison y Mötley Crue. Como en radio no se podían ver a los músicos, compraban afiches donde aparecían  Niki Sixx o Bret Michaels con unos pelos largos y cuidadosamente alborotados, al lado de fieros guitarristas maquillados como señoras.

Sigue leyendo

¿Sueños?…

 

20170326_225914

Pintura: Clara Soschin Artista Plástica – Instagram: @clarasoschin

No puedo abrir los ojos, siento las pestañas rozando mis mejillas y un murmullo alrededor. No percibo de donde es, tal vez esté en mi interior o simplemente alguien habla intentando despertarme. No logro hacerlo. Tampoco sé donde me encuentro y estoy acostada. Las voces aumentan pero no son claras. Si pudiera abrir los ojos…No sé si estoy realmente despierta o si todo es parte de un sueño. Dicen que existe una dimensión consciente y otra inconsciente. La primera asociada a la razón, al estar despiertos, atentos a la mente que manda, y la segunda, al mundo de los pensamientos velados, más profundos, que no siempre se enfrentan de manera tan evidente. Allí se encuentran los sueños, y esos presentimientos que vienen de mañana temprano, momentos de silencio que le dan pausa a la cabeza antes de tomar una decisión o dar un paso. Es a lo que muchas veces no se le aplica racionalidad alguna sino una conexión con algo que va más allá.

Suelo conectarme más con mi inconsciente, por eso creo que ahora podría estar dormida viviendo dentro de un sueño. Sigue leyendo